Que es el Tantra

  Tantra – La sexualidad sagrada

El tantra o tantrismo es uno de los caminos espirituales de origen esotérico oriental que enseña a utilizar el deseo material con el propósito de elevacion espiritual.

Para el tantra todo el ser humano es sagrado, incluyendo sus genitales y cualquier otra parte del mismo sin distincion, incluyendo lo fisico, lo energetico y lo espiritual.

Existe en variantes hinduistas, budistas, yainas y bon. El tantra en sus variadas formas, existe en países como Bután, Corea, China (especialmente en Tíbet), India, Indonesia, Japón, Mongolia, Nepal.

Origen del nombre

En el antiguo lenguaje sánscrito significa ‘tejido’ (así como ‘telar, urdimbre) y en su equivalente tibetano tiene el sentido de ‘continuidad’.

Historia

Esta doctrina se basa en un conjunto de escritos llamados Tantra que segun una de las  tradiciones fueron escritos por Buda, sin embargo, la escuela Ñingmapa del budismo tibetano, aunque afirma que los tantras provienen del budismo, señala que no fueron escritos por el propio Buda, sino por mahasiddhas (grandes maestros) posteriores a Buda.

Otros afirman que la religión tántrica y el meta-chamanismo tántrico ya existían antes del budismo y posiblemente en relación con la religión bon (del Tíbet) y con las semillas del taoísmo (que apareció en China).

Se considera que el Tantra y los textos tantricos han influido intesamente en diversas disciplinas de meditacion, percepcion y evolucion espiritual y trabajo energetico posteriores a ellos, como por ejemplo el conocimiento y trabajo sobre los 7 chacras de las personas.

El Tantra en el hinduismo

El tantra es una de las tendencias en el hinduismo contemporáneo y constituye la práctica principal en todas las escuelas del budismo tibetano.

Segun el hinduismo existen dos tantras: el sendero de la mano derecha (dakshina marga) y el de la mano izquierda (vama marga). El de la mano Izquierda incluye técnicas de meditación y ritualización a través del acto sexual mediante las cuales se integran y elevan las energías femeninas y masculinas.

Los textos tantricos a menudo están redactados como un diálogo en el que el dios Shivá responde a las preguntas de su esposa Devī en los papeles de maestro y discípula. En dicha tradición habitualmente están estructurados en cuatro apartados: jñana (‘conocimiento’), yoga (‘práctica’), kriya (‘acción’) y charya (‘conducta’, culto).

Objetivo o Camino

El objetivo del tantra es la reintegración del individuo en la pura conciencia primordial (que en el hinduismo sería Shivá, la fuente original). Para alcanzar ese objetivo es necesario recorrer, en sentido inverso, el sendero de la manifestación. Y en la misma tradición Śakti, la energía o manifestacion femenina (la diosa) es el vehículo mediante el cual la consciencia individual se une con la conciencia pura o divinidad. El final del camino de regreso es conocido como el despertar, un estado de «superconciencia».

Tantra en el budismo

En el budismo tántrico, los tantras inferiores (entre los sarmapa) o externos (entre los ñingmapa) excluyen el acto sexual, mientras que los tantras superiores o internos pueden incluirla (y de hecho estas tradiciones afirman que sin el acto sexual es imposible alcanzar la realización).

En el budismo, el tantrismo se conoce como «la vía rápida» o «el vehículo del resultado», dado que un practicante de tantra aprende a hablar, sentir y conducirse como si ya fuera un Buda que alcanzó la iluminación. Este enfoque es radicalmente diferente al resto de los caminos del yoga clasico.

La filosofía tántrica

La filosofía tántrica se distingue, entre otras cosas, por la simbologìa que emplea. En este sentido una pareja de amantes representa la separación o la dispersión de la unidad primigenia. El acto sexual representa la unión o reabsorción de los que eran individuos separados. Este  proceso es análogo al que ocurre en el universo: el big bang es el momento de la dispersión; mientras que el big crunch, es el momento de la reabsorción.

Otro concepto de la filosofía tántrica consiste en admitir vías alternas para propiciar la emancipación espiritual.

“Por los mismos actos que hacen que muchos hombres se quemen en el infierno durante millones de años, el yoguin que practica la via del Tantra obtiene la salvación”

La energía femenina – El culto a la Diosa

Otra característica distintiva de la filosofía tántrica es su concentración en la energía femenina. Es el caso de la Diosa o principio femenino “La creadora y destructora frente a la pasividad aislada de Shiva”. Esta es conocida como Shakti y representa la energía creadora del dios, la productora, la madre.

En el camino del Tantra se considera a la mujer (en su encarnacion de la energia femenina, la diosa o Sahtki) como la gran iniciadora o guia. Ella posee ya en su interior la sensualidad y conexion que puede transmitir al hombre o re-encarnacion de Shiva, principio masculino.

Es por ello que muchas de la practicas y meditaciones (como el control eyaculatorio y el despertar de toda la piel en los encuentros) estan orientadas a perpetuar en el tiempo el acto sexual a efectos de  sacralizarlo y de poder ofrecerle mayor placer a la Diosa. Una de las vias del Tantra es que la pareja pueda practicar el acto sexual durante un tiempo prolongado a efectos de transmutar/elevar la energia sexual desde el chacra raiz hacia el chacra de la coronilla y alcanzar un estado meditativo profundo en la interrelacion de la masculino y lo femenino, un estado profundo de placer, extasis e iluminacion.